lunes, 7 de marzo de 2016

Hablemos claro!



No somos monedita de oro para caerle bien o mal a nadie, pero somos sinceros, y a veces más que una virtud, es un defecto...

Nunca dejes de ser tú por complacer a los demás!