lunes, 2 de noviembre de 2015

Debemos aprender...

Siempre somos nobles y amables, creemos que hay gente buena en el mundo y sobre todo que nada nos hará daño, pero en nuestro camino al igual que en todo hay piedras y tropiezos, esperamos más de los demás y a veces es una desilusión tras otra el saber que no se puede tener todo lo que se desea porque el camino trae envidias, celos, rencores que la luz que irradia de nosotros molesta a terceros que se nos acercan solo para ver que pueden obtener.

Aprende a identificar a este tipo de personas, no es difícil, solo tienes que ver quienes están a tu lado cuando estás en las buenas, y aún abrir más los ojos y ver quien se ha quedado contigo en los malos momentos... Sólo así entenderás quien vale la pena mantener en el tiempo y la distancia como amistad.

Olvídate de la gente tóxica que contamina tu vida, aléjate de sus excusas para no estar a tu lado, obvía sus lamentos cuando te miren bien, pues solo quieren que tropieces y estés a su nivel.